¿Literatura o cine? Yo me quedo con los dos.

Al leer un libro nos imaginamos a los protagonistas de una manera determinada, soñamos con personas concretas que han sido creadas a partir de nuestra imaginación con la ayuda del escritor. Y esto no solo sucede con los personajes, también con los espacios donde esta situada la historia que se cuenta. Creamos un universo propio y único a partir de las palabras que leemos, un nuevo mundo que nos permite vivir lo que nunca antes habíamos sentido o revivir un sin fin de experiencias otra vez.

Una película basada en una novela es el reflejo del mundo particular del director y su equipo. Por este motivo, resulta comprensible que cuando vemos el resultado no nos guste en absoluto. Ya que por norma general, no se parecerá nada a lo que nosotros nos habíamos imaginado. La producción cinematográfica, sin pretenderlo, rompe nuestro propio universo.Siempre y cuando hayamos leído la novela, claro esta. Siempre hay quienes dicen “Yo me espero a que salga la película, y si me gusta ya me leeré el libro” ante el eminente éxito de un best-seller. Lo que desde mi punto de vista es un error. 

No todo es de color blanco o negro, no tiene que ser o el libro o la película ¿por qué no las dos? Es cierto que muchas adaptaciones cinematográficas dejan mucho que desear, pero puede que se de el efecto contrario. También es posible que la película cumpla todas nuestras expectativas, que el mundo imaginado por el director se parezca al nuestro, o al menos que no sean muy diferentes. Es en estos casos, cuando inconscientemente sientes en tu interior una pequeña satisfacción al ver tu libro favorito en la gran o pequeña pantalla. Eso es al menos lo que a mí me pasa.

XPu5_fb_460

Y esto es lo que precisamente nos proponemos hacer en este blog. Ir mostrando poco a poco como la literatura se va colando en el mundo audiovisual. Y no solo a través de adaptaciones cinematográficas, también a través de la televisión y la música. Así como la repetición de patrones narrativos, de personajes y problemas que por primera vez aparecieron en la literatura. Y la sensación de deleite que se puede llegar a sentir cuando estas adaptaciones eran todo lo que podíamos esperar.

Ana Chueca Torres

Anuncios